Como dijo… WOODY ALLEN

“Cuando era alumno, me echaron del colegio por copiar en la prueba de Metafísica. Miré en el alma de mi compañero de pupitre”

A pesar de que su excesivo ritmo de trabajo hace que algunas películas de Woody Allen muestren una cierta bajada en su calidad (hace más de dos películas por año), no impide que de vez en cuando nos regale verdaderas joyas como ‘Midnight in Paris‘ o ‘Match Point‘. Pero una cosa sí que es cierta, y es que incluso las películas más flojas del director neoyorkino suelen encontrarse entre lo mejor de la cartelera.

Woody tiene una manera peculiar de realizar sus películas, bueno, en realidad tiene una manera peculiar de vivir y en definitiva de existir.

Hoy os traigo algunas curiosidades de este director y de sus películas:

Nombres perdidos:

Al principio de su carrera, los títulos de sus películas, sufrían graves y absurdos cambios cuando eran estrenados fuera de su país. Sobre todo, podemos destacar la película que estrenó en 1975, “Love and Death”, la cual en España se tradujo como “La última noche de Boris Grushenko”. Pero en España no somos los únicos en realizar estos sacrilegios. En Alemania, la gran “Annie Hall”, se estrenó con el nombre de “El neurótico urbano”.

Estos son solo algunos de los ejemplos que le llevaron a Woody Allen a incluir una cláusula especial en su contrato con la United Artist con la finalidad de evitar cualquier cambio en los títulos de sus obras cuando fuesen estrenadas en el extranjero.

Lo que pudo haber sido de “Annie Hall”:

En una primera primera versión de la película, la trama iba a tratar sobre un asesinato. En su historia, un profesor de filosofía aparecía muerto, aparentemente por suicidio. Pero dado que la idea del suicidio no encajaba con su filosofía, su amigo y alumno Alvy comenzaría una investigación sobre su asesinato ayudado por una mujer a la que acababa de conocer, Annie. La idea fue desechada por lo que finalmente se convirtió en una de sus películas más icónicas. Woody, decidió retomar la historia del profesor para “Delitos y Faltas”, y la parte del asesinato, se convirtió en la trama principal de la comedia “Misterioso asesinato en Manhattan”.

Genio pesimista:

Woody siempre ha sido muy inconformista en cuanto a sus propias obras. En una entrevista, llegó a decir lo siguiente: “Siempre he tenido una confianza extrema mientras escribo. Luego, cuando filmo, me siento más o menos cómodo, y después, cuando monto y veo lo que he hecho, toda mi confianza se desvanece. “¡Dios mío! ¿Qué hice? ¡Tenía una idea maravillosa… y rodé esto!”, pienso, pero no puedo tirar todo a la basura. Hago lo mejor que puedo cuando monto la película y me quito de encima. Entonces llega a los espectadores y a veces les gusta la película y a veces no, pero nunca saben lo que yo tenía en mente. A veces me gustaría decirles: “¡Ustedes no se dan cuenta de la maravillosa idea que yo tenía y cómo la estropeé! ¡Solo han visto el 50 por ciento, el 20 por ciento de mi idea!“. Si pudiera rehacer mis películas, realmente podría hacerlas mejor. Así que, volviendo a su pregunta, no, nunca me siento feliz. Solo una o dos de mis películas me han dejado satisfecho en toda mi vida y no pienso decirle cuáles.

Dolor y dinero:

El presupuesto medio de las películas de Woody Allen ronda 20 millones de dólares. Cuando el director neoyorkino se ha extralimitado del presupuesto asignado, la productora se ha limitado a descontarlo directamente de su sueldo. Woody Allen, quien cobra como director, guionista y, en su caso, como actor, percibe el sueldo marcado por el sindicato y un porcentaje de los ingresos en taquilla.

En escena:

Cuando el director llega al plató no permite que el resto de actores entren. Lo primero que hace es decidir la puesta en escena junto a su director de fotografía. Solo tras la iluminación deja que los actores entren y les explica por dónde quiere que caminen. Los planos suelen rodarse en cuatro o cinco tomas. Con frecuencia, el propio Woody Allen no sabe con certeza lo que se va a rodar al día siguiente.No existe un plan de rodaje exhaustivo ni un guión técnico, apenas hay ensayos previos. Allen confía más en la espontaneidad del momento que en la planificación excesiva: “El noventa y nueve coma nueve por ciento de las veces no tengo la más remota idea de lo que haré con la cámara cuando llegue al plató“.

El guión:

Woody Allen solo ha trabajado con tres guionistas a la hora de escribir sus propias películas: Marshall Brickman, Mickey Rose y Doug McGrath. “Por lo general escribo los guiones en solitario, pero después de unas cuantas películas empiezo a sentirme solo. Me gusta trabajar con amigos simplemente porque me siento solo. Y no se trata de trabajar en compañía de alguien. Salgo a cenar con los colaboradores, damos paseos, mantenemos una relación. Pero esto lo hago para combatir la soledad“.

Comunidad

Deja un comentario