Como dijo…WES CRAVEN

“Las películas de terror no crean un miedo, si no que lo liberan”.

Aprovechando la fecha en la que nos encontramos, sería de locos no nombrar a uno de los maestros del género de terror. ¿Quién no se ha sentido erizado al presenciar por primera vez la cara de uno de los más terroríficos asesinos de la historia de la ficción con “Pesadilla en Elm Street”?, ¿quién no ha gritado al son de la diversidad de sustos inesperados que tiene “Scream”?.

Wes Craven nos ha dejado un rico legado y gran ejemplo de lo que significa hacer lo que cada uno siente que tiene que hacer.

Craven, como muchos otros genios de esta profesión y de otras tantas, abandonó su carrera como profesor de humanidades, la cuál le daba la escalofriante cifra de 45 euros a la semana, por ser mensajero en un estudio de cine. Tras esa experiencia, decidió dedicarse al cine de terror, innovando en éste género mezlandolo con otros como la comedia.

Hoy, para celebrar esta fecha y hacer honor a este magnífico director, os facilitaré algunas claves y observaciones que nos dejó esta icónica leyenda del cine de terror.

Ver una película de terror: 

Según Craven, la experiencia de ir al cine y ver una película rodeado de un montón de gente, también forma parte de la transformación de dicha película. Cuando gritas y el resto del público a tu alrededor también lo hace, te das cuenta de que no eres el único que siente miedo y eso resulta extrañamente reconfortante.

Las raíces del terror:

“El primer monstruo con el que tienes que atemorizar al público eres tú mismo”.

El propósito del terror:

“Las películas de terror son como un campo de entrenamiento para la mente. En la vida real, los seres humanos se encuentran empaquetados en el más ligero de los envoltorios, amenazados por peligros reales y en ocasiones terroríficos, como la masacre de Columbine, pero la forma narrativa pone estos miedos en una serie de eventos manipulables y nos ofrece una forma de pensar racional sobre nuestros temores”.

Terror a envejecer:

Craven, para sus películas de terror, solía contar constantemente con actores jóvenes que acababan de empezar, ya que pensaba que ayudaba que él fuera un poco mayor. Empezó más tarde que la mayoría de directores porque antes se dedicaba a la enseñanza, así que se consideraba lo suficientemente mayor para hablar a los actores más viejos de forma adulta y al mismo tiempo, seguía siendo lo suficientemente payaso para trabajar con niños.

Dirección de actores en terror:

Una anécdota curiosa a destacar en uno de los rodajes con Craven, ocurrió con la pequeña Drew Barrymore. Estaban rodando “Scream” y la niña, le contó a Wes una historia sobre un chico que torturó a su perro con un mechero y le prendió fuego. Acto seguido, la niña se echó a llorar. Cualquier otra persona hubiese ido a consolarla pero Craven, en su papel de director, le preguntó: ¿Te importaría que utilizáramos eso?. Pues bien, se salió con la suya y cada vez que quería que Drew llorase, le recordó a ese chico con su perro y su mechero. Obviamente, ella rompía a llorar y Craven, consiguió sus mejores tomas.

El futuro del terror:

Craven en su época pensaba que había demasiada gente haciendo películas de terror y, en su opinión, la mayoría no lo hacía especialmente bien. Puede que por culpa de las grandes empresas apoderándose de los pequeños estudios pero, según Craven, lo que de verdad haría falta serían jóvenes cineastas que empezaran a hacer lo que de verdad les saliera del corazón.

 

Y a ti, ¿te apasiona el terror?

Aún estamos a tiempo de abrir nuestras patatitas 🙂

Feliz Halloween.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comunidad

Deja un comentario