Como dijo…STANLEY KUBRICK

“Cualquiera que haya tenido el privilegio de dirigir una película sabe de lo que hablo: aunque pueda ser como intentar escribir Guerra y paz subido a un coche de choque en un parque de atracciones, cuando finalmente lo consigues, no hay placeres en esta vida que puedan igualar esa sensación.“

El 1 marzo del 99, Kubrick realizó su última proyección ante los ejecutivos de la Warner Bros: se trataba de la copia final de “Eyes Wide Shot”, protagonizada por Nicole Kidman y Tom Cruise. Para la sorpresa de la Warner, Stanley murió siete días después por culpa de un infarto.

Antes de esto, Kubrick vivió una vida basada en su propia mirada y forma de ver lo que le rodeaba.  Y es que hablamos de uno de los cineastas más importantes de todos los tiempos, una personalidad marcada por el riesgo y la innovación, la perfección técnica y la poesía visual, la intensidad dramática y la búsqueda constante por la escena perfecta. No hay duda de que se trata de una de las personalidades más especiales que ha ganado el cine.

 

Kubrick y la tecnología

Era un loco de los ordenadores, la tecnología (ya es evidente en 2001: Odisea en el espacio) y la inteligencia artificial. En el 82, tras años de búsqueda, encontró lo que para él era “una buena historia”: Super-Toys Last Summer Long, que se centra en la vida de un niño androide enfrentado a su madre humana, mientras él cree que siente auténtico amor por ella. Una especie de Pinocho futurista. Por las complicaciones del momento, Kubrick se vio obligado a aplazar el proyecto. Tras su muerte, el guión fue retomado y llevado a cabo por Spielberg en 2001 como A.I: Inteligencia Artificial.

 

La simetría y Kubrick

Seguramente habéis notado que en cada una de sus películas hay escenas en las que la perspectiva es totalmente simétrica. Esto es porque Stanley era un aficionado del perfeccionismo y le encantaba la simetría. Una de sus escenas más famosas es en El Resplandor, cuando el pequeño Danny va en su triciclo por uno de los pasillos del hotel.

 

Sentimientos encontrados

Sin duda, uno de los retos más difíciles a la hora de trabajar con Stanley Kubrick era la exigencia para la construcción de personajes como los de La Naranja Mécanica. Actores de esta película dijeron amar y odiar a Kubrick al mismo tiempo ya que se comportaba como un ‘tirano’.

 

Dudas existenciales

Stanley Kubrick busca que su trabajo sea tan bien cuidado, que durante el rodaje de El Resplandor, Kubrick llamaba a Stephen King cada vez que le surgía alguna duda con el guion de dicha película. Incluso, se dice que una vez lo llamó a las tres de la mañana para preguntarle si creía en Dios.

 

Jaque Mate

No solo era un gran aficionado del cine y la fotografía sino que también tenía una gran pasión por el jazz y el ajedrez. El ajedrez lo ayudó a atravesar una difícil época de su vida y está presente en varias de sus películas.

 

Invasiones alienígenas

A lo largo del rodaje de 2001: una odisea en el espacio,  Kubrick estuvo acompañado por una preocupación que le tenía realmente angustiado: una invasión extraterrestre. Tal cual. Sin embargo, su terror no se basaba en el hipotético peligro que pudieran tener los alienígenas, sino que llegaran a la tierra antes de que se estrenara su película. Una incertidumbre que le llevó a tratar de contratar un seguro que cubriese el riesgo económico si se producía la citada invasión con la empresa aseguradora Lloyd’s . La compañía no quiso saber nada de la historia.

 

Estos solo son algunos de los detalles que conforman la personalidad y la forma de trabajar de uno de los genios del séptimo arte. Y tú, ¿Cómo lo definirías?

 

Comunidad

Deja un comentario