El día del recuerdo

Me gusta pensar que la humanidad dio el paso de gente de camping permanente a sociedad en el momento que fueron conscientes de que “se pasa la vida, como se viene la muerte, tan callando”.

En ese instante, las historias que se contaban llegaron más allá de los mejores lugares donde coger bayas o como enfrentarse a las bestias. Se empezó a narrar la vida de la comunidad. Surgieron los primeros héroes, las leyendas. Se narraban cuentos, se creaban dioses y espíritus.

Cuando la humanidad entendió el concepto de pérdida, necesitó algo que le ayudase a soportarlo. Necesitó la fantasía. Necesitó crear. Necesitó creer. Pero, sobre todo, necesitó compartir algo que llegase más allá que ellos mismos.

Arte y Cultura

Fue esta creación de un legado, de conocimientos prácticos, ideas, conceptos, comprensión del mundo, las bases de todas civilizaciones habidas y por haber. La humanidad vive y se nutre del recuerdo y este, se mantiene gracias a aquellos que quieren contar.

Cuando un guionista quiere contar una historia, siempre es una historia humana. Cuando un director plasma una idea, lo hace para las personas. Un sonidista, un electricista, un director de arte, un coreógrafo… Todos ellos se nutren de lo aprendido y perpetuado desde el teatro griego y romano, los tramoyistas llevan sorprendiendo al público desde tiempos inmemoriales. Se usan efectos especiales desde el Templo de Palas Atenea. ¿Pero por qué todo esto?

Legado

Toda persona tiene una historia que contar. Todo/a creador/a de arte o cultura NECESITA contar historias. La aspiración máxima es que su obra sobreviva, perdure. No hay un solo partícipe de una obra cultural que no sueñe con que sigan disfrutando sus trabajos dentro de dos o tres generaciones. De cincuenta.

No solo los primeros espadas. Todos los técnicos, ya sea de cine, teatro, videojuegos, espectáculos, música… quieren formar parte de una obra que quede en el recuerdo, que forme parte de nuestras vidas para siempre. Que hablemos de ellas, que nos hagan sentir.

Diversión

Pero no es solo ese el motivo por el que se crea. No todo puede ser profundo y trascendental. No a cada instante nuestro mundo puede transformarse. Las películas, conciertos, obras de teatro y espectáculos también cumplen una función práctica. Oxigenan nuestra mente. Nos ayudan a evadirnos, disfrutar de un buen rato y cargar las pilas. Tener una tarde entretenida con personas que aprecias y que un tiempo después ni siquiera recuerdes qué estabas haciendo, sino lo bien que lo pasaste con gente que quieres.

 

Ambas cosas son complementarias. Es tan disfrutable crear una obra que cambie el paradigma musical, audiovisual o inmersivo del público, como hacer un trabajo sin más pretensiones que hacer a la gente reír y vivir el ahora.Hay un elemento clave y común entre todos los perfiles profesionales de todos los sectores que conforman el mundo audiovisual. Todos/as ansían comunicar. Todos/as están en un aprendizaje permanente que les ayude a acercar el mensaje a la gente de la mejor manera posible.

Bienvenidos a UtakeONE. La web donde profesionales de los audiovisuales tienen el lugar que les hace falta.

Comunidad

Deja un comentario